El coronavirus pone en jaque a las casas rurales

Hoteles, restaurantes, bares, comercios… y también casas rurales. ¿Cómo afrontan los propietarios de estos negocios la crisis del coronavirus? Ya sean los más optimistas, que esperan que la situación termine pronto y que vaticinan un crecimiento del turismo cuando llegue ese momento, o los persimistas, que ya hablan de cierres; todos coinciden al lamentar que sus alojamientos ya se habían quedado sin gente antes de la declaración del estado de alarma que llevó a la mayoría a cerrar sus puertas.

En el grupo de los optimistas está Ana Llera, que regenta la casa rural Las Calderas, en Cantabria. Llera está convencida de que quienes sobrevivan a esta crisis tendrán la oportunidad de recuperar las pérdidas cuando la epidemia del coronavirus haya terminado pues, según su tesis, toda la gente que estuvo encerrada en casa tendrá ganas de salir de vacaciones y el rural les ofrecerá una magnífica oportunidad para el esparcimiento.

«Voy a aprovechar este tiempo de parón para hacer actualizaciones, pintar habitaciones, retocar la decoración… Creo que después de esto habrá un boom para el que tenemos que estar preparados. En verano, si esto está solucionado, todo el mundo querrá salir y querrá ir al campo y al turismo rural», explica la propietaria de la casa rural cántabra, que acompaña su previsión para las casas rurales con la de «una caída de las viviendas turísticas».

Leer el resto del artículo en: https://tur43.es/alojamientos/el-coronavirus-tambien-pone-en-jaque-a-las-casas-rurales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *